Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y
su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies aceptar

Congelados del mar

El pescado es un alimento que se digiere fácilmente. Es rico en proteínas, con un contenido graso variable y relativamente bajo en calorías.

Posee una serie de vitaminas y de elementos minerales que facilitan las funciones que se suceden en el metabolismo del organismo humano. Al igual que en el caso de la carne, los huevos y la leche, el pescado aporta proteínas de gran calidad, al contener todos los aminoácidos esenciales.

Entre los aminoácidos que abundan en las proteínas del pescado, figuran la lisina (muy necesaria para los niños en crecimiento) y el triptófano (imprescindible para la formación de la sangre). Ambos aminoácidos escasean en las proteínas de los cereales y de otros alimentos como los vegetales. El pescado contiene grandes cantidades de vitamina A y D y también posee vitamina E (que ejerce un efecto protector antioxidante). En el pescado blanco abundan en el hígado, mientras que en el azul o graso se encuentran en la carne. Las sardinas son, a este respecto, uno de los pescados más ricos.